sábado, 18 de febrero de 2017

Cómo te lo digo...

Una vez alguien me dijo que en el amor, estar a la altura es tener vértigo. Con el tiempo me di cuenta de que el fuego que une a dos personas es el más difícil de apagar y que el Infierno está mas cerca de lo que parece. Y, oye, no se está tan mal allí cuando conoces a alguien de mirada indestructible, pero de corazón hecho pedazos. Y ahora todas las noches debo ser tiempo, porque pongo cada cosa en su lugar. Yo creo que el amor es así: de pronto llega alguien que conoce quién eres y quién quieres ser y te construye a base de besos -que se dan cuando faltan las palabras-. Y es que no puedo evitar pensar que conocerte, supuso conocerme más a mí, ver(me) lo capaz que era la vida de ser más brillante, conocer(me) que no todo es blanco o negro, mirar(me) con otra perspectiva la vida -desde lo alto de la curva de tu sonrisa-, creer(me) que los imposibles no existen y que la vida está basada en improbables; que mientras haya una posibilidad entre un millón, vale la pena seguir luchando. El amor, para mí, es lo que pasa cuando tu te muerdes el labio y yo estoy muerta de hambre; es pensar que la suerte soy yo si tú estas a mi lado.
Y a ver cómo te digo yo que todas las palabras escritas en cientos de folios para contar nuestra historia, nunca llegarán a describir todo lo que narran a gritos mudos nuestros ojos al mirarnos. 


jueves, 9 de febrero de 2017

Fraude

Dime quién te ha visto como yo tan a oscuras, tan lleno, tan despacio. Ojalá pudiera sentir de nuevo la primera vez que me miraste, las caricias de tu voz, las mordidas de tus palabras. Y qué fraude este mundo si sólo yo conozco el punto exacto donde tus caderas parecen un abismo, donde te mueres de placer y de cosquillas. Fraude porque es una lástima que no vean las vistas que tienes, las ganas de hacer la guerra de noche y de deshacer el amor de día. Que a ti se te queda corto lo inesperado, que dejas mi zona de confort por los suelos y no siento miedo cuando eres tú de verdad. Que me enloquece cuando me miras como si pudieras ver lo que pienso y me mata cuando no sigues haciéndolo. A ti, que te conocí despacio y te quise deprisa, que dejaste agujeros negros cuando te fuiste en una habitación en la que ya no sale el sol si no estás tú. Que nunca eres suficiente, que no me canso. Cuando estás en mi cama y me tocas como si fuera a romperme, siento que puedo con la vida, que pase lo pase, nos pillará abrazados. Tú, que me ahogas en un susurro y me salvas con dos caricias y tres orgasmos... el sitio del que no me quiero ir, el sitio al que no sé cómo he llegado.

martes, 24 de enero de 2017

Profecía autocumplida

Tuvieron que pasar maravillas. Se alinearon todos los astros, me chistaron al oído y me dijeron "girate" y entonces te vi. Lo tuvimos claro porque nuestra piel lo supo antes que nosotros mismos. Sabías que quien juega con fuego, se quema; yo creía en los impulsos y parecía que nuestros cuerpos eran viejos conocidos. Y vaya si jugaste... de hecho aquí sigues: el juego que convertimos en decisión. He sabido que tus ojos me miran con ternura a cualquier hora del día, y estoy segura de que me mirarán con decisión cuando necesite confianza. Tú has probado besos que se te clavan en el alma, abrazos que te reconstruyen. Sueños que nos salvan, horas que pasan, huecos vacíos, ganas aumentando. Tenemos demasiados miedos, pero no somos tontos; somos libres, como una bandada de pájaros. Necesitaba decirte que nunca imaginé que una locura me trajera tanta paz. Podríamos no haberlo hecho, pero lo hicimos. Y jugaría un millón de veces más.

lunes, 22 de agosto de 2016

Si pudiera decirte

Sabía que pedir que te quedaras estaba mal porque eso de querer quedarse es por propia voluntad. Pero que nadie me diga que no lo intenté, porque te lo pedí de mil formas. No creo que eso del olvido deba existir... la vida se hace de escombros y cenizas que siguen ardiendo. Y a veces mi almohada te llama y el hueco vacío que rodean mis brazos tiene tu silueta. Ellos no te han olvidado. Dicen que siempre volvemos al lugar en el que fuimos felices; yo digo que el mundo nos rompe a todos... y que algunos se vuelven fuertes en los lugares rotos. Pero, oye, puede que el mejor camino sea tomar la dirección equivocada. Y es que tocar fondo es de valientes porque los cobardes ni siquiera se mojan los pies. Nunca supiste que las alas las tenías tú y que yo solo me conformaba con ser el viento, jamás sabrás lo que duele oír pasos de alguien que nunca llega y, de verdad, aquí habrá pocas palabras para explicar lo que no te dije, pero yo sé que los silencios también cuentan.

.