lunes, 5 de octubre de 2015

TBE

Qué efecto mariposa más bonito tienes...
Y es que fuiste esa pequeña perturbación inicial que me llevó a la teoría del caos y me dejó con la duda a largo plazo. Porque me hiciste detenerme y pensar en mis creencias cuando apenas sabía en lo que creía. Ahora soy más escéptica que creyente; aunque si creyese en el cielo, sabría con seguridad que tú te lo habrías ganado. Es como evitar la boca del lobo y acabar enamorándote de sus colmillos. Pero me sobran sábanas llenas de ausencias de ti. ¿Y si relleno cada hueco de mi vida con los vacíos que arrastro de ti? Quedaría cicatriz, supongo. Pero bueno, dicen que las heridas que más duelen son las que no se ven. Y no me digas que no estas cansado de ver a locos intentando lamer las heridas de otros locos. Aunque si te soy sincera, pienso que los únicos locos son los cuerdos. ¿Pero que te voy a decir yo que tú no sepas? A ti, que le diste la vuelta al mundo para abrazarme por la espalda. A ti, que guardaste todos los inviernos y los volviste verano. Que te voy a decir... 
"No puedes cambiar a alguien sin destruir lo que fue"

1 comentario: