sábado, 18 de febrero de 2017

Cómo te lo digo...

Una vez alguien me dijo que en el amor, estar a la altura es tener vértigo. Con el tiempo me di cuenta de que el fuego que une a dos personas es el más difícil de apagar y que el Infierno está mas cerca de lo que parece. Y, oye, no se está tan mal allí cuando conoces a alguien de mirada indestructible, pero de corazón hecho pedazos. Y ahora todas las noches debo ser tiempo, porque pongo cada cosa en su lugar. Yo creo que el amor es así: de pronto llega alguien que conoce quién eres y quién quieres ser y te construye a base de besos -que se dan cuando faltan las palabras-. Y es que no puedo evitar pensar que conocerte, supuso conocerme más a mí, ver(me) lo capaz que era la vida de ser más brillante, conocer(me) que no todo es blanco o negro, mirar(me) con otra perspectiva la vida -desde lo alto de la curva de tu sonrisa-, creer(me) que los imposibles no existen y que la vida está basada en improbables; que mientras haya una posibilidad entre un millón, vale la pena seguir luchando. El amor, para mí, es lo que pasa cuando tu te muerdes el labio y yo estoy muerta de hambre; es pensar que la suerte soy yo si tú estas a mi lado.
Y a ver cómo te digo yo que todas las palabras escritas en cientos de folios para contar nuestra historia, nunca llegarán a describir todo lo que narran a gritos mudos nuestros ojos al mirarnos. 


0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada