Ir al contenido principal

Olimpo

Me parece muy descortés por tu parte que todavía no estés aquí después de llevar toda la vida esperándote. Y cuando digo “aquí” me refiero a esta puta cama en la que cabemos tú, dos corazones y yo. Y quizás un poco –bastante- de sexo. Debería enfadarme con las mariposas que hicieron huracanes en tus ojos porque en este momento no me mueven el pelo. Ni las mariposas tampoco. Debería gritar, chillar y saltar como una loca porque el rojo de mi pintalabios se ha desgastado en mi almohada y no en la tuya.

Debería decirte que son 14 días los que tarda la Luna en crecer hasta ser luna llena y tú has tardado años en prometerme que ella pasaría envidia. Y lo de estar aquí no sé, pero lo de prometer y cumplir lo llevas rigurosamente a rajatabla. Como se debe hacer. Porque habrás llegado hace poco, pero me encanta pensar que, en algún momento de nuestras vidas, justo en el mismo momento, nos dimos cuenta de que las promesas pesaban más que las palabras. Para los demás. Para nosotros solo supone tener el valor de hacer que la provocación y el placer vistan sus mejores galas. Día tras día.

Y no sé a ti, pero me parece lo más fácil que he hecho nunca. Porque contigo todo es fácil. Porque me arde la piel y pierdo el sentido del tacto si me tocas, si me muerdes. Siempre he dicho que arder a tu lado me parece la mejor decisión que he tomado jamás.

Qué efímero me parece ya el pasado y qué lejano el futuro sin ti. Qué rabia pensar que nuestros relojes marcan la misma hora en lugares distintos. Pero qué casualidad que lleve toda la vida buscando un amuleto para colgarlo en el llavero y resulta que el mío no cabe en mi bolsillo.

Pero… a lo que iba. Qué desconsiderado eres por hacerte un diario en mis ojos y no estar aquí para escribirlo de tu puño y letra. Y es que me da igual que me digas “no siempre habrá tormenta” si no estás tú para encender mis sueños. Y es que me da igual si hay aguaceros, chaparrones, tempestades y vendavales si al final de mis dedos está tu espalda. Eres la calma hecha Olimpo.

Vuelve aquí y corrobora que eres el comienzo de todos mis finales. Vuelve y grítame “salta” a pesar de que toda mi vida es precipicio. Vuelve, joder. Cuántas cosas has hecho especiales desde que te conozco. Vuelve, vuelve…. Ven. Aparece y dame la sonrisa que me falta.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Mi suerte

Su truco consiste en ser lo que no sabías que estabas buscando, pero cuando te encuentras con él piensas:
“¿Dónde has estado todo este tiempo?”
A eso lo llamo yo magia. La magia que tienes de hacer que confíe en ti incluso con los ojos cerrados, la boca abierta y el pecho ardiendo. Esa magia que hace que todavía sonría desde la última vez que me besaste.
A veces te juro que te miro y veo florecer a la primavera en tus labios. Y qué ganas de devolverle todas las flores. A veces, por las noches, me dan ganas de asaltar tus ojos y quedarme a vivir en ese brillo que tienes, en tu mirada inocente que todo lo sabe y acaba conmigo. Ser la niña de tus pupilas, hacerme dueña de tu iris y clavarme en tu retina.
Tienes esa paz tensa previa a la guerra que pone nerviosos a los valientes y que convierte en salvajes a los cobardes. Roma ardiendo y tú infinito. He pasado tantas noches entre tus brazos, que mis sueños aún huelen a caricias y podría decirte en cualquier momento que me convertí en el epice…

Pertinente

Qué bonito eso de que te den una nueva oportunidad. Pero que te den una sin haber perdido otra, como quien sabe que no ha disfrutado plenamente de las estrellas y a la noche siguiente están ahí de nuevo.
Qué jodida maravilla cuando decidiste que cada día era una nueva oportunidad, como si supieras que los besos que te iba a dar o las palabras que iba a decir siempre se quedarían pequeños en un mundo lleno de gigantes con prisas.
Como cuando te vas y me quedo con la duda de si volveré a verte. Y siempre, siempre vuelves. O mejor. Nunca terminas de irte. Permaneces en el olor de mi almohada, en ese beso húmedo que aún moja mi cuello, en esa caricia en el pelo que todavía siento en mis entrañas.
Cada día es como una bomba a punto de explotar, con los cables oxidados y el tiempo corriendo tan deprisa que no hay alma que lo haya hecho parar. Y vaya si acaba explotando... Y suena justo como tu risa cuando te ríes a mi lado de algo sin importancia. Me revienta los tímpanos y me descose la p…